Estilo Árabe

CLAVES: La característica principal de este estilo es el exotismo, así como la mezcla de colores muy intensos con estampados de formas geométricas. Es necesario añadir una gran cantidad de accesorios decorativos muy coloridos. La aromaterapia es otra de las claves imprescindibles completada con gran cantidad de velas.

COLORES BASE: Debemos adoptar colores neutros, como beig y blanco.

COLORES SECUNDARIOS: Verde esmeralda, naranja, amarillo, ocre, teja, malva, fucsia, rojo intenso o zafiro. No mezclar más de tres por ambiente.

ELEMENTOS PRINCIPALES: Son principalmente los muebles de madera aunque también de hierro de forja. Los sofás de corte bajo y alguna pared alicatada de azulejos coloridos suelen ser los principales elementos utilizados como protagonistas en un ambiente árabe.

ELEMENTOS AUXILIARIAES: La elección se debe realizar entre accesorios de barro, cerámica, espejos, farolillos, pufs para sentarnos a ras de suelo y muchos cojines que nunca deben faltar.

Detalles y accesorios como, colchas, cojines, cortinas y alfombras con terminaciones de sedas y terciopelos; son imprescindibles.

ILUMINACIÓN: La iluminación de un ambiente de estilo árabe debe ser lo más indirecta posible. Se realiza a base de lámparas auxiliares, pantallas de papel, candelabros, velas…luces cálidas.

Siguiendo estas directrices conseguimos un auténtico ambiente de estilo árabe.