Estilo Colonial

CLAVES: La cualidad y clave imprescindibles de este estilo decorativo es la sensación de naturalidad. Se consigue asignando gran importancia a los accesorios, siendo los encargados de transmitir a la estancia toda la calidez y naturalidad que buscan.

COLORES BASE: Este ambiente se desarrollará en espacios invadidos por blancos, tierra, marrones claros. Todos con matiz neutro.

COLORES SECUNDARIOS: Los colores secundarios o complementarios serán rojizos y verdes y todos aquellos propios de la naturaleza.

ELEMENTOS PRINCIPALES: El material principal a utilizar debe ser, la madera; pero en este caso se utilizan distintos tipos, sobre todo las más exóticas: iroko, mindi teca o wengué.

Otros materiales importantes y representantes de este estilo son la piedra, acero, forja, vidrio templado…

Imprescindible algún baúl o maletas clásicas y/o antiguas como elementos decorativos, localizados en sitios relevantes de la estancia en cuestión. Tendrán gran protagonismo en el conjunto del espacio global.

ELEMENTOS AUXILIARES: Como accesorio o complemento estrella no debe faltar el bambú. También es importante el mimbre en cualquier mueble o complemento, así como en pequeños objetos decorativos.

Son accesorios propios de este estilo decorativo, los lienzos naturales o piezas cerámicas, para colocar en paredes. También se utilizan candelabros, alfombras en suelos, principalmente de fibras naturales de pelo largo y abundante, así como cortinas con telas de lino o algodón.

Los tejidos que se utilicen en una estancia colonial deben tener como objetivo transmitir naturalidad.

ILUMINACIÓN: Una opción muy utilizada es realizar la iluminación mediante lámparas de techo de nácar; y complementarla con lámparas de pie de forja.