Claves decoración mediterránea

Estilo Mediterráneo

CLAVES: Se puede afirmar que la sensación de frescura y calidez de forma simultánea son las percepciones fundamentales de los espacios incluidos en este estilo decorativo. También se puede citar como característica importante de esta vertiente la potencialidad que se le asigna a la luz natural.

COLORES BASE: Para conseguir este ambiente, en primer lugar hay que elegir los colores principales de la estancia, que serán el blanco para paredes, aunque también el gris o azul claro. Si escogemos un color distinto del blanco hay que tener en cuenta que debe tender a ser casi blanco, con objeto de potencial al máximo la luz.

Una característica importante de estos ambientes es que las paredes deber tener terminación de yeso o piedra, con objeto de conseguir una textura especial e identificativa de esta decoración. Sin embargo los suelos pueden ser de piedra, terracota, madera o azulejos.

COLORES SECUNDARIOS: Como otros colores secundarios o complementarios se pueden enumerar el aguamarina, el verde oliva o el ocre.

ELEMENTOS PRINCIPALES: Como material protagonista podemos citar la madera, se buscan los techos de madera y en caso de tenerlo se le dará el máximo protagonismo y se potenciará en la medida de lo posible.

La entrada de luz natural es una prioridad en el estilo mediterráneo, por tanto, fuera cortinas de tejidos espesos e impedir que haya cualquier mueble cerca de las ventanas que impida la entrada de luz natural.

ELEMENTOS AUXILIARES: Para los elementos complementarios se utilizarán colores vivos, detalles de hierro forjado, espejos, marcos de cuadros…

Las flores frescas y las plantas de interior lo más coloridas posible son los accesorios más utilizados.

ILUMINACIÓN: Como se ha mencionado, la iluminación debe potenciarse al máximo con la entrada de luz natural. Para la noche se utilizan lámparas de hierro forjado principalmente.