Estilo Oriental

CLAVES: Como no podía ser de otra forma los referentes son China y Japón.

El exotismo que vemos en otros estilos, pero en esta ocasión creado mediante tonos neutros y transmitiendo una sensación de paz.

Se base en la máxima del orden y uso solo de los elementos esenciales, claves propias del minimalismo.

Como característica diferenciadora se puede mencionar la altura de los elementos. En las culturas orientales todo se realiza a nivel de suelo. Por tanto, es necesario optar  por muebles bajos que reposen directamente en el suelo, sin patas.

Un rasgo característico de esta opción decorativa es la horizontalidad en las formas, se pude percibir en el conjunto global.

Las claves de este estilo haciendo honor a sus principios son: Minimalismo, equilibrio de formas, horizontalidad y orden.

COLORES PRINCIPALES: Como colores principales deberán estar presentes, el beig y distintos marrones claros como base.

COLORES SECUNDARIOS: Detalles con pinceladas de negro y de otros colores vivos como rojo, naranja, ocre, púrpuras…

ELEMENTOS PRINCIPALES: Serán muebles de baja altura. Principalmente sin patas y en caso de tenerlas serán mínimas. Como materiales estarán presentes en estos espacios las maderas, la piedra, el papel de arroz, el bambú y el mimbre. Estarán decorados mediante terminación en lacados con tonos negros, ocres y anaranjados.

Estos materiales son combinados para crear contrastes, por ejemplo madera envejecida con colores de terminación brillante. La piedra y el papel de arroz…

ELEMENOS AUXILIARES: Los complementos decorativos existentes, serán los estrictamente necesarios como tatamis y futones. Como terminación especial de elementos podemos citar la seda.

ILUMINACIÓN: La iluminación artificial será principalmente indirecta.