Estilo POP

CLAVES: Una estancia POP te envuelve de vitalidad, frescura y colorido.

Está inspirado en el movimiento Pop de la década de los 50, huyendo de los movimientos clásicos del arte, siendo en sus inicios toda una revolución.

El colorido es fundamental en un ambiente Pop. Acompañado de motivos florales y  líneas curvas que deben predominar como características más visuales de los objetos presentes en estas atmósferas de diseño.

COLORES PRINCIPALES: El naranja, amarillo, verde, el rojo, el azul o el morado son excelentes elecciones en este ambiente. Se deberá mezclar con blancos neutros para no terminar recargando ni ahogando la estancia.

Por tanto, el blanco, también debe aparecer mezclado.

Los papeles pintados en paredes también se suelen utilizar, que pueden ser lisos o bien estampados y a su vez jugar también con el colorido del conjunto.

Las alfombras también pueden aportar su toque de color extra si fuera necesario.

COLORES SECUNDARIOS: No existen colores secundarios, todo el colorido es máximo protagonista de este estilo de interior.

ELEMENTOS PROTAGONISTAS: Como elementos protagonistas de las estancias Pop, podemos mencionar los sofás curvados, sillones de diseño, pufs de distintas formas y tamaños, combinados con otros elementos de líneas rectas y/o estampados florales.

Los cuadros tienen gran protagonismo en este estilo, sobre todo los de la vertiente Pop-Art. En este caso no cabe la posibilidad de clasificarlos como elementos complementarios, si no, como protagonistas referentes de este estilo.

ELEMENTOS AUXILIARES: Pequeños detalles capaces de romper la atmósfera de fuerza creada en la estancia.

ILUMINACIÓN: Se intentará en la medida de lo posible potenciar la luz natural y en su defecto se utiliza luz blanca y potente para aumentar la fuerza del ambiente.