Estilo Romántico

CLAVES: Quienes estén interesados en rodearse de un ambiente romántico deben estar pensando en un estilo saturado y excesivamente dulce a grandes rasgos.

COLORES BASE: Como colores principales se adoptan los tonos cálidos, rosas, grises y pasteles en general.

Además es usual colocar en las paredes papel pintado que contribuya a completar el espacio. Se utilizan papeles tanto lisos como estampados de flores o motivos curvados. También podemos encontrar superficies acolchadas y/o abotonadas.

COLORES SECUNDARIOS: Se utilizan toda la gama de rojos y morados.

ELEMENTOS PRINCIPALES: Suelen ser de madera con diseños barrocos y terminada en tonos brillantes.

En caso de tratarse de un dormitorio, la cama es un elemento fundamental, al que darle un excesivo protagonismo. Se deberá adornar con detalles de todos los colores y texturas posibles. Los lazos y visillos son muy utilizados.

ELEMENTOS AUXILIARES: Como elementos o accesorios es necesario destacar las cortinas con mucho vuelo y de materiales ricos y pesados. Se disponen trazando formas curvas tanto en disposición vertical como horizontal. Las flores no deben faltar en un ambiente romántico.

La utilización de velas repartidas por el espacio es muy habitual.

Es muy habitual utilizar espejos de diferentes tamaños y formas, en especial los enmarcados.

Las cestas de flores repartidas estratégicamente son un recurso muy utilizado.

ILUMINACIÓN: La iluminación se suele resolver mediante grandes lámparas de araña para el techo. De forma auxiliar, se reparten lámparas por la estancia con pantallas decoradas con algún motivo o encaje, que complementen el romanticismo de la estancia.