Estilo Rústico

CLAVES: En esta decoración los materiales naturales son los principales protagonistas. Se trata de atmósferas de ambiente rural y auténtico.

Como rasgos característicos de este estilo se pueden mencionar las vigas de madera vistas, las paredes de piedra y las chimeneas de hierro.

COLORES BASE: Los colores base fundamentales son los que evoquen a la tierra, marrones, beige, mostaza, ocre, rojos claros, terracotas… Terminaciones de madera en tonos neutros o claros.

Las paredes no se suelen dejar con textura lisa, se suelen utilizar técnicas para obtener una textura determinada.

COLORES SECUNDARIOS: No existen en sí colores secundarios, todos lo que se utilicen deben ser característicos del ambiente rural.

ELEMENTOS PRINCIPALES: El elemento decorativo protagonista de estos espacios suele ser la chimenea y alrededor de ésta aparecen elementos decorativos, fundamentalmente de carácter campestre.

Los componentes del estilo rústico serán madera, hierro, mimbre y cerámica.

ELEMENTOS AUXILIARES: Se pueden incorporar elementos artesanales, maderas nobles y envejecidas, así como herramientas de antaño, utensilios de labranza, forjas y cabeceros antiguos.

No deben aparecer en absoluto elementos tecnológicos a la vista.

Como accesorios o complementos pueden estar presentes, cestas de mimbre, jarrones de barro con flores naturales, macetas de terracota con plantas, vajillas de cerámica, percheros de forja, espejos con marcos de material ligeramente envejecido o de madera.

ILUMINACIÓN: En cuanto a la iluminación se potencia al máximo la entrada de luz natural para crear el ambiente natural que busca.