Fundamentos del estilo Vintage

Elementos estilo vintage

En Primer lugar definimos “Vintage”

El término Vintage, no está reconocido por la Real Academia Española. Se trata de una palabra inglesa.

Otras definiciones.- Término utilizado en los últimos años, para designar un estilo de moda o diseño que basa sus características principales en recreación de elementos de estilos pasados, de otras décadas, con algún retoque o elemento de creatividad propio.

Los muebles y objetos utilizados deben deben tener estética de entre los años 30 hasta los años 80, como vemos hay un gran intervalo de tiempo, es posible reutilizar cualquier mueble o accesorio de estas décadas.

Al final de este artículo aclaro la diferencia entre Retro y Vintage que es fácilmente confundible.

Establecemos una secuencia de apartados que siguen un orden de mayor a menor envergadura dentro de la estancia. Siguiendo el orden conseguimos una decoración completa y ordenada y armoniosa.

En primer lugar:

1.- ELEGIR EL ESTILO VINTAGE QUE NOS GUSTA

La primera acción importante es decidir cual es la variante del estilo vintage que escogemos para decorar nuestra estancia, existen varias, pero las más representativas son:

  1. Vintage Shabby Chic, estancias románticas, luminosas y amplias. Predominio de los tontos pastel como rosa pálido, conjuntos florales llamativos y objetos delicados de porcelana.
  2. Vintage Nórdico, toque más formal y serio a la estancia. Sobre un fondo generalmente conformado por madera y colores blancos, colocar pequeños toques de color, como un jarrón antiguo rojo o unas sillas pintadas de verde que sean de la década de los ‘70.
  3. Vintage pin-up, estancias más informales y alegres. Colores llamativos y reproducciones de la época.

Es necesario escoger uno u otro para marcar las directrices básicas.

2.- ESCOGER COLORES BASE DE LAS ESTANCIAS

Nos referimos al color de paredes, suelos y carpinterías principalmente.

La pintura base de paredes de ser blanco roto o bien tonos pastel. No usar más de tres colores como tonos base.

Ejemplo de colores pastel: tono aguamarina, coral, tonos suaves, arenas, grises, blancos, rosa palo o verde agua …

 

3.- ELEGIR UNO O VARIOS ELEMENTOS PROTAGONISTAS

Esencial este paso, puesto que todo debe ir acorde a esta elección. El elemento debe ser un referente del estilo escogido.

Ejemplo, lámpara de techo de grandes dimensiones y un estilo determinado que condiciona todos los demás complementos de la estancia.

Otro claro ejemplo es un sofá de más o menos grandes dimensiones o una mesa de comedor…

También un conjunto de muebles de menores dimensiones pero que todos siguen la misma línea y estén muy próximos.

Los muebles “protagonistas” deben tener colores distintos al color base de la estancia, deben destacar. Lo recomendable son muebles de madera gastados, perfectamente puedes rebuscar en viejos trasteros familiares y redecorarlos si fuera necesario.

En la selección del objeto principal o bien los complementos y accesorios, deben tener un aspecto antiguo, ya sean viejos de verdad o bien envejecidos artificialmente.

 

4.- ELECCIÓN DE LOS ELEMENTOS AUXILIARES

Tal y como explico en el apartado anterior, los elementos auxiliares deben estar escogidos en función del elemento
protagonista.

Aquí podemos mencionar, resto de lámparas, para conseguir juego de luces y sombras, mesitas auxiliares, pequeñas estanterías, cuadros, que deben seguir una tonalidad en contraste con los
tonos suaves de base adoptados para paredes y suelos. Es donde podemos
incorporar un toque de color más vibrante.

Los complementos más utilizados suelen ser de madera, forja y mimbre, como materiales principales para los complementos.

Estampados florales, estilo barroco y de rayas…

 

5.- COMPLEMENTOS/DETALLES O ACCESORIOS VINTAGE A INCORPORAR

Como detalles, en primer lugar mencionaré la ropa de hogar y textiles como cojines, cortinas, alfombras…., todo siguiendo la corriente Complemento para decoración vintageque haya marcado el/los objetos protagonistas de la estancia. También vajillas a la vista, accesorio para chimeneas, teléfonos antiguos, cajas de colores o estampadas, velas, joyas, cajones, candelabros, espejos, fotos antiguas…

Son muy representativos los estampados florales que podemos incorporar en mayor o menor medida, por ejemplo en cojines, fundas o bien papel pintado en pared o una de las paredes, a ser posible de base blanca y flores estampadas.

Tanto los accesorios como los muebles cobran protagonismo, sobre todo los textiles. Es una decoración donde podemos abusar, pero sin excedernos de complementos.

Como resultado debemos obtener: Mezcla de objetos de diferentes épocas y texturas pero de una forma homogénea consiguiendo un espacio lleno de armonía y singularidad.

Diferencia entre Vintage y Retro

El estilo retro evoca un pasado más cercano (años 50, 60 y 70) mientras que el vintage es algo más lejano.

El estilo vintage recupera elementos y objetos del pasado y los incorpora a la decoración: muebles viejos, piezas oxidadas y maderas desgastadas reflejan el paso del tiempo en estas piezas. El estilo retro en cambio crea piezas inspiradas en el pasado, pero son piezas actuales, nuevas, no recuperadas de aquellos años.

En realidad ahora se crean y venden piezas nuevas emulando a las de aquella época, pero si uno es purista. Lo vintage auténtico es algo recuperado del pasado.

El estilo retro es más colorido (amarillos, naranjas y rojos) y en el vintage predominan los tonos suaves, arenas, grises, blancos, rosa palo o verde agua.

Espero que os animéis a redecorar alguna estancia de vuestra casa.

Besos

Alicia G